COVID-19 causará la mayor reducción económica en América Latina y el Caribe

reducción financiera en américa latina

La pandemia de COVID-19 conducirá a la peor reducción económica en la historia de América Latina y el Caribe, con una caída proyectada de -5.3 por ciento en la actividad económica este año, según un informe de la oficina de la ONU para la región, CEPAL, publicado el Martes.

La CEPAL dijo que enfrentarse a una reducción de esta magnitud significa volver a la Gran Depresión en 1930, cuando hubo una caída de -5.0 por ciento, o 1914, cuando el crecimiento se desplomó -4.9 por ciento.

“Los efectos del COVID-19 causarán la mayor recesión que ha sufrido la región desde 1914 y 1930. Se pronostica un fuerte aumento del desempleo, con efectos negativos sobre la pobreza y la desigualdad”, dijo la jefa de la CEPAL, Alicia Bárcena, durante una conferencia de prensa virtual desde su sede en Santiago, Chile.

Varios sectores en declive

El informe, Evaluación de los efectos del COVID-19 para planificar la recuperación económica, es el segundo estudio de la CEPAL que rastrea los efectos económicos y sociales de la crisis del coronavirus en los países de América Latina y el Caribe. El primero se emitió a principios de este mes.

Antes de la pandemia, la región había reportado casi siete años de bajo crecimiento, con un promedio de menos del 0,5 por ciento. Los impactos del COVID-19 incluyen una reducción en el comercio internacional, la caída de los precios de los productos básicos, una menor demanda de servicios turísticos y una caída en las remesas, enviadas a casa desde los trabajadores al que están extranjero.

El informe proyecta que Sudamérica se contraerá -5,2 por ciento porque varios países se verán afectados por una menor actividad de los consumidores en China, un importante mercado para las exportaciones. Los países centroamericanos experimentarán una disminución de -2.3 por ciento debido a la reducción de la actividad económica en los Estados Unidos, que es tanto un socio comercial principal como una fuente de remesas. Mientras tanto, el Caribe verá una caída de -1.5 por ciento provocada por la disminución de la demanda de servicios turísticos.

El desempleo y la pobreza aumentarán

También se espera que el mercado laboral sufra, dejó en claro Bárcena. Se pronostica que el desempleo alcanzará aproximadamente el 11,5 por ciento, frente al 8,1 por ciento del año pasado. Esto significa que el número de personas sin trabajo aumentaría a casi 38 millones.

Las pequeñas y medianas empresas (PYME) proporcionan más del 50 por ciento de los empleos asociado a trabajos formales, lo que aumenta el “impacto negativo” en un sector ya golpeado por la crisis. La CEPAL agregó que “la desigualdad de género se acentuará con medidas como el cierre de escuelas, el aislamiento social y un mayor número de personas con problemas, ya que aumentará la carga del trabajo no remunerado de las mujeres”.

El desempleo y la disminución de la actividad económica también afectarán los ingresos de los hogares y la capacidad de satisfacer las necesidades básicas. El informe anticipa que la tasa de pobreza aumentará en casi 4.5 puntos porcentuales este año, lo que significa que casi 30 millones de personas más en la región se encontrarán en “situaciones de pobreza”. Otros 16 millones se unirán a las filas de los pobres extremos.

Preparándose para el “mundo post-COVID-19”

El informe de la CEPAL proyecta que la pandemia marcará el comienzo de cambios duraderos. Por ejemplo, algunas empresas ya están adaptando sus operaciones a la medida del distanciamiento social, acelerando así el avance hacia la automatización y la digitalización.

La pandemia también revelará “una intensificación en la fragilidad del multilateralismo”. Si bien la globalización no se revertirá, “habrá una economía global más regionalizada centrada en torno a tres polos: Europa, América del Norte y Asia Oriental”, según el informe.

La Sra. Bárcena recomendó que los países se preparen para lo que llamó “el mundo posterior a COVID-19”, dada su dependencia de los productos manufacturados importados.

“Para tener un impacto en la nueva economía global, la región debe avanzar hacia una mayor integración regional en términos de producción, comercio y tecnología”, aconsejó.

Close
Secondary Navigation