COVID-19: consideraciones tecnológicas sobre el trabajo remoto